Día de la Mujer Hondureña

Hoy no deberíamos de celebrar una fecha romantizada y estereotipada de él ser mujer en Honduras; hoy se conmemoran nuestras luchas y la conquista de nuestras ancestral porque existiera un “Día de la Mujer Hondureña”.

Esta fecha fue creada para reforzar y reconocer a ese «más de la mitad de la población del país», en homenaje a aquel 25 de enero de 1955, en el que se oficializó la evidente importancia de garantizar el derecho al voto para las mujeres en este país, siendo esta la primer conquista política de las mujeres en ser promulgada oficialmente a través de las leyes en Honduras.

Es decir, la mujer hondureña, apenas tiene 65 años de poder ejercer el sufragio, después de siglos de invisibilización, exclusión, discriminación patriarcal que las restringe de sus libertades y derechos humanos; principalmente por los hombres que están en el poder político.

Aunque hay algunos avances a la fecha como la participación de la mujer en el política, el acceso a oportunidades de educación para el crecimiento personal y otras pequeñas victorias emanadas de sus luchas; hay que recalcar que los avances han sido lentos, por la falta de verdadera participación, y verdadera libertad de la mujer en la toma de decisiones, la carente protección social y la poca o inexistente seguridad ciudadana, por la cual somos victimas de múltiples violencias y de femicidios. La falta de acceso a servicios de salud y salud sexual y reproductiva, como la prohibición de la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia (PAE), y la más reciente perpetuación a la violación de nuestros derechos, como el blindaje a las leyes que prohíben y pena el aborto legal y seguro en el país. Despojándonos así de nuestro #DerechoADecidir.

Que este día sea para reivindicarnos y para reflexionar sobre nuestras conquistas, pero también para pensar sobre los desafíos que estamos enfrentando y como podemos unirnos para superar todos estos obstáculos presentados, en un país donde nuestra vida corre peligro, donde la misoginia es evidente, donde no podemos vivir en paz porque el Estado no garantiza nuestros derechos y la sociedad como tal, con hombres machistas que ponen nuestra vida en riesgo, por eso nunca más queremos ser invisibles, es momento de alzar la voz y levantarnos.

A través de nuestras voces, a través del sentir nuestro, a través de la lucha y vida de nosotras mujeres jóvenes. Únete a ser voluntaria de Ayudando a Honduras.

Edición Mejía

Maryory Munguía, joven emprendedora de La Ceiba, Honduras.

[et_pb_section admin_label=»section»]
[et_pb_row admin_label=»row»]
[et_pb_column type=»4_4″]
[et_pb_text admin_label=»Text»]
Maryory Elizabeth Munguía, el deseo de ser licenciada en Administración de Empresas Turísticas, la llevó a ser una joven emprendedora en la hermosa ciudad de La Ceiba, Atlántida.

Maryory tiene 25 años de años de edad, y logró culminar sus estudios universitarios en Ceutec-UNITEC, gracias a su emprendimiento y al apoyo inclaudicable de su familia.

Al finalizar sus estudios de secundaria, Maryory tuvo la oportunidad de tener empleo y estudiar en la universidad a la vez; rápido se dio cuenta de lo duro que es desarrollar ambos esfuerzos en paralelo, la necesidad de hacer algunas tareas y la falta de permisos en su trabajo, le hizo pensar en que no quería ser empleada de otros y le llevó a anhelar poder administrar sus tiempos, sin dejar de ser apoyo para su familia, de quienes heredó el deseo de lucha y el ejemplo de esfuerzo.

Con actitud positiva y una mentalidad enfocada en generar sus propios ingresos para lograr culminar sus estudios universitarios, Maryory decidió que necesita poder emprender un negocio propio. Sin embargo y como a muchos jóvenes emprendedores, le fue difícil identificar en que rubro emprender.

También, como a muchos, la inspiración le vino poniendo atención en las necesidades a su alrededor. Un día escuchó a algunos vendedores quejándose de que no habían desayunado, y que la comida en ciertos lugares no era de calidad; aunque siempre pensó que “la cocina” no era lo suyo”, en ese momento decidió que lo intentaría, y que era en la rama gastronómica donde debía iniciar su negocio. Ese mismo día se sentó a hablar con su mamá, y le propuso vender “cupcakes” en la pulpería de sus padres; Maryory logró total aceptación y aunque una vez más contaba con el apoyo de su familia para iniciar con una nueva idea, continuaba en su mente algo que le decía “podes llegar a hacer más”.

Su deseo era poder hacer algo que generara más rotación de efectivo, ya que la repostería generalmente es un deseo, más no una necesidad. Sin rendirse, decidió aprender a cocinar y pronto comenzó a vender también sándwich, pastelitos de maíz, de harina de trigo y tacos. “No fue fácil” menciona Maryory, pero con amor y práctica ha ido perfeccionando los productos que vende, de lunes a domingo, desde el 30 de Junio del 2013; fecha que siempre ha de recordar, ya que los buenos inicios deben seguir en la mente y en sus esfuerzos de cada día.

Combinando la práctica de su negoció, los aprendizajes de su carrera en Administración de Empresas y los proyectos que durante las clases en CEUTEC se desarrollan, Maryory tomó su emprendimiento para llevarlo a otros niveles, naciendo así ELIZABETH CATERING; empresa que provee servicio de alimentos y bebidas para eventos y reuniones en la ciudad de La Ceiba y alrededores, además amplió su menú de opciones y ha comenzado por posicionar su marca, creando su página oficial en redes sociales y elaborando los elementos de una imagen empresarial, que le ha permitido establecer una alianza estratégica con PartyLand La Ceiba, para el crecimiento de ambas empresas y para brindar un servicio completo, delicioso y variado.

Maryory asegura que lo único que debes hacer “antes de comenzar algo, pregúntate si realmente puedes tener disciplina, la disciplina es el puente entre el sueño y el éxito; la disciplina le gana al talento, cuando la motivación falta, la disciplina es la que debe tomar el lugar siempre”.

Para conocer más o adquirir sus productos visita: https: //www.facebook.com/elizabethcateringlaceiba/

 

Por Pamela Sanchez y Rene Díaz

 

Fotografía de su línea de productos ofrecidos.

                Fotografía de su línea de productos ofrecidos.


[/et_pb_text]
[/et_pb_column]
[/et_pb_row]
[/et_pb_section]