¿Miedo a la exposición oral? Un artículo de cómo enfrentarlo

Posiblemente todos saben o han experimentado una experiencia sobre el miedo. Al miedo se le determina como una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, que incluye al ser humano ante situaciones adversas.

Generalmente los seres humanos, al cumplir la mayoría de edad les toca enfrentarse a diversos miedos; miedos que pueden ser sociales como un asalto, un secuestro o miedos internos como miedo a exponer frente a un grupo.

¿Has pasado por esa experiencia? Si tu respuesta es sí, quédate a leer el artículo completo, que seguro vas a identificarte.

Posiblemente todos saben o han experimentado una experiencia sobre el miedo. Al miedo se le determina como una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, que incluye al ser humano ante situaciones adversas.

Desde el punto de vista psicológico del miedo se determina como “un estado efectivo y emocional, necesario para la correcta adaptación del organismo al miedo, el cual puede generar angustia y ansiedad”, según Barbosa y Gómez (2021).

El miedo puede ocasionar una reacción psíquica que afecta nuestro organismo provocando reacciones inesperadas en nuestro cuerpo, que hacen el cambio repentino del ánimo de la persona, puede provocar dolores, vomito entre otros malestares y esta a su vez desencadena la liberación y ejecución del miedo.

¡Interesante verdad!

Pues bien, en esta lectura no nos enfocaremos solo en el miedo y sus desventajas, sino en la importancia de reconocerlo, enfrentarlo y trabajarlo; en este caso sobre las vivencias del miedo que sufren las personas ante la exposición oral. Y que mejor, si tu fuerte es ser un activista social y debes hablar en público, exponer o debatir con otros sectores y otras personas. Si tu caso es que eres un estudiante o docente, igual esta información es importante para ti.

La acción de exponer o facilitar en público, es en sí: el acto de hablar o educar sobre un tema a un determinado grupo de personas. Donde la persona expositora imparte en un límite de tiempo un tema de forma clara y detallada, que además utiliza una metodología libre, conforme al grupo y tema a exponer.

Sobre la importancia de educar; en la acción de exponer el expositor se vuelve un educador, un aprendiz, donde trabaja el miedo social, aprende a controlar sus reacciones corporales, como el nerviosismo, sudoración, ansiedad, perturbación, aceleración cardiaca entre otras.  Aparte que en el transcurso puede analizar las partes donde reforzar como: la autoestima, el dinamismo, el carisma, la responsabilidad, e incluso mejorar el auto conocimiento sobre el tema del que esta hablando para generar un espacio más ameno sobre el proceso educativo que él está dirigiendo.

¿Pero, qué pasa si somos los receptores? Bueno, en tal caso el grupo receptor tiene sus beneficios como: se interesa por el tema, se les lleva información que por otros medios es difícil obtener, y se espera que interactúen con el expositor y los demás individuos.  Aparte que se trabajan las mismas características que el expositor, el grupo oyente mejora la creatividad, trabaja la interacción social a través del carisma y el trabajo en equipo, se vuelven más dinámico, más responsable, más crítico, autónomo y por qué no; más empático.

Espero que, si has llegado hasta el final de este artículo, puedas reflexionar sobre este importante análisis sobre el miedo y como vencerlo para que cuando hables en público, puedas simpatizar y hacer un espacio más dinámico. 

Todos tienen mucho potencial y pueden mostrar su liderazgo en las comunidades a las que pertenezcan, grupos o sector. Lo pueden lograr si vencen el miedo, para trabajando desde la exposición oral, al inicio puede tornarse difícil, pero si logras controlar las emociones, se puede desaprende, reaprende y evoluciona en medio del proceso para mostrar un cambio.

Este artículo es escrito por Gisela Soriano, joven lideresa y activista social que ha pasado por todo ese proceso de “aprender haciendo” y ahora, coordina proyecto, hace ponencias en público y redacta artículos para este blog. Si esta lectura te pareció interesante te invito a seguir la organización AYUDANDO A HONDURAS en todas las redes sociales; donde compartimos información que te ayudará a superarte.  Recientemente hemos diseñado una cartilla gracias al proyecto PAZ-ARTISTAS, donde hablamos del miedo y cómo enfrentarlo. Si deseas obtenerla, contáctanos.

Escrito por Lesbia Gisela Soriano/Activista social Coordinadora del proyecto PAZartistas

¿Cómo construir el liderazgo?

Muchas veces me han cuestionado sobre el liderazgo, sobre cómo construirlo o mejor dicho cómo ser líder, para ello me he interesado en lecturas y ahora escribiré sobre esas reflexiones para ustedes.

          Recientemente leí el libro de The One Thing de Gary Keller y Jay, donde analiza de forma creativa la construcción del liderazgo empresarial, el estilo de vida y las diversas formas de la productividad. En ese despertar y deseo de conseguir desarrollar mejor mis habilidades de liderazgo y analizando la influencia o el papel que juegan los rasgos, actitudes y comportamientos de las personas para poseer liderazgo, expondré los siguientes puntos claves.  

          Considero que lo más esencial en cada ser humano son sus rasgos de personalidad, que no solo depende de factores genéticos; si no también de la construcción social en la que nos desarrollamos como personas. La construcción de nuestra personalidad es la escuela de vida en la que crecemos, aprendemos y desaprendemos, empezando con la familia, la escuela, la universidad y las experiencias diarias.  Cada ser humano tiene ciertas dimensiones de esos rasgos, actitudes y comportamientos relacionados directamente con sus propias emociones, el autocontrol, la apertura de experimentar, desafiarse a uno mismo y por supuesto la educación formal.

          Me encanta hacer mención del coeficiente emocional, he aprendido que esta es una medida del tan conocido término “Inteligencia Emocional”, usado para hacer referencia a aquellas capacidades para reconocer sentimientos propios y ajenos de las personas, y la habilidad para saber manejar esos sentimientos propios o para tratar con otros individuos. Lo anterior es fundamental para todo ejercicio de liderazgo, cuando se trabaja en equipos principalmente. Algunos de esos coeficientes emocionales son: la autoconciencia, el manejo de emociones, motivarse uno mismo, la empatía y las habilidades sociales de cada ser humano.

          Por último, quiero mencionar los valores de características para el liderazgo está el compromiso, la disciplina, la ética, la responsabilidad, el respeto, la empatía entre otros, fundamentales para cualquier proyecto de vida. Cuando se quiere tener éxito, debemos de centrar nuestro compromiso en lo que hacemos, no podemos ir por el mundo comprometiéndonos con todo y haciendo las cosas mal hechas. Aquí entra el ejercicio de la disciplina en el cumplimiento de valores, la cual es fundamental, porque existen muchas personas que quizás carezcan de cierta inteligencia, pero cuando somos disciplinados, dedicamos tiempo, intentamos una y otra vez, podemos aprender; ya que el comportamiento o actuación de forma constante te va a llevar a encontrar los resultados deseados.

          Para finalizar, no puedo olvidar mencionar lo importante que es vencer el miedo y saber manejar esa emoción para no paralizarnos en el intento de conseguir algo que queremos en la vida. Para liderar, se debe de tener actitud, arriesgarse, aventurarse y vencer el miedo, nos puede hacer libres y nos llevará a la felicidad y confianza en nosotros mismos. 

Por Rene Díaz

Master em Economía por la Universidad de Alfenas/Brasil
Director Ejecutivo de Ayudando a Honduras