¿Miedo a la exposición oral? Un artículo de cómo enfrentarlo

Posiblemente todos saben o han experimentado una experiencia sobre el miedo. Al miedo se le determina como una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, que incluye al ser humano ante situaciones adversas.

Generalmente los seres humanos, al cumplir la mayoría de edad les toca enfrentarse a diversos miedos; miedos que pueden ser sociales como un asalto, un secuestro o miedos internos como miedo a exponer frente a un grupo.

¿Has pasado por esa experiencia? Si tu respuesta es sí, quédate a leer el artículo completo, que seguro vas a identificarte.

Posiblemente todos saben o han experimentado una experiencia sobre el miedo. Al miedo se le determina como una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, que incluye al ser humano ante situaciones adversas.

Desde el punto de vista psicológico del miedo se determina como “un estado efectivo y emocional, necesario para la correcta adaptación del organismo al miedo, el cual puede generar angustia y ansiedad”, según Barbosa y Gómez (2021).

El miedo puede ocasionar una reacción psíquica que afecta nuestro organismo provocando reacciones inesperadas en nuestro cuerpo, que hacen el cambio repentino del ánimo de la persona, puede provocar dolores, vomito entre otros malestares y esta a su vez desencadena la liberación y ejecución del miedo.

¡Interesante verdad!

Pues bien, en esta lectura no nos enfocaremos solo en el miedo y sus desventajas, sino en la importancia de reconocerlo, enfrentarlo y trabajarlo; en este caso sobre las vivencias del miedo que sufren las personas ante la exposición oral. Y que mejor, si tu fuerte es ser un activista social y debes hablar en público, exponer o debatir con otros sectores y otras personas. Si tu caso es que eres un estudiante o docente, igual esta información es importante para ti.

La acción de exponer o facilitar en público, es en sí: el acto de hablar o educar sobre un tema a un determinado grupo de personas. Donde la persona expositora imparte en un límite de tiempo un tema de forma clara y detallada, que además utiliza una metodología libre, conforme al grupo y tema a exponer.

Sobre la importancia de educar; en la acción de exponer el expositor se vuelve un educador, un aprendiz, donde trabaja el miedo social, aprende a controlar sus reacciones corporales, como el nerviosismo, sudoración, ansiedad, perturbación, aceleración cardiaca entre otras.  Aparte que en el transcurso puede analizar las partes donde reforzar como: la autoestima, el dinamismo, el carisma, la responsabilidad, e incluso mejorar el auto conocimiento sobre el tema del que esta hablando para generar un espacio más ameno sobre el proceso educativo que él está dirigiendo.

¿Pero, qué pasa si somos los receptores? Bueno, en tal caso el grupo receptor tiene sus beneficios como: se interesa por el tema, se les lleva información que por otros medios es difícil obtener, y se espera que interactúen con el expositor y los demás individuos.  Aparte que se trabajan las mismas características que el expositor, el grupo oyente mejora la creatividad, trabaja la interacción social a través del carisma y el trabajo en equipo, se vuelven más dinámico, más responsable, más crítico, autónomo y por qué no; más empático.

Espero que, si has llegado hasta el final de este artículo, puedas reflexionar sobre este importante análisis sobre el miedo y como vencerlo para que cuando hables en público, puedas simpatizar y hacer un espacio más dinámico. 

Todos tienen mucho potencial y pueden mostrar su liderazgo en las comunidades a las que pertenezcan, grupos o sector. Lo pueden lograr si vencen el miedo, para trabajando desde la exposición oral, al inicio puede tornarse difícil, pero si logras controlar las emociones, se puede desaprende, reaprende y evoluciona en medio del proceso para mostrar un cambio.

Este artículo es escrito por Gisela Soriano, joven lideresa y activista social que ha pasado por todo ese proceso de “aprender haciendo” y ahora, coordina proyecto, hace ponencias en público y redacta artículos para este blog. Si esta lectura te pareció interesante te invito a seguir la organización AYUDANDO A HONDURAS en todas las redes sociales; donde compartimos información que te ayudará a superarte.  Recientemente hemos diseñado una cartilla gracias al proyecto PAZ-ARTISTAS, donde hablamos del miedo y cómo enfrentarlo. Si deseas obtenerla, contáctanos.

Escrito por Lesbia Gisela Soriano/Activista social Coordinadora del proyecto PAZartistas

Comentarios del estudio: Las juventudes latinoamericanas y caribeñas y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

En este artículo te comento sobre el estudio latinoamericano que realizó las Naciones Unidas y su grupo de trabajo sobre juventud de la Plataforma de Colaboración Regional para América Latina y el Caribe, que incorpora distintos organismos internacionales que trabajan en la región.

            Para iniciar quiero comentarte que fui invitado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas, para participar como moderador de este evento, como becario del programa 16×16 Initiative/UNDP del cual formo parte desde el año 2019.

            Es importante mencionar que este estudio se divide en cuatro partes: Una introducción de la Agenda 2030 y los tres ejes que enmarcan los desafíos de las juventudes de América Latina y el Caribe., 2. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y las juventudes: un diagnóstico con fundamento empírico., 3. Mirando hacia el futuro: participación de las juventudes e inversión en ellas y por último las conclusiones.

            El capítulo introductorio resume a grandes rasgos la investigación basada en una evaluación de metas pertenecientes a los ODS en relación con la juventud de América Latina y El Caribe y a la vez obtener resultados para orientar el camino a seguir para hacer frente a esos desafíos en la región donde pueda incluir la participación de las juventudes.

            Los tres ejes en los que se basa la investigación buscan evaluar los desafíos y las oportunidades en 3 ejes: 1. La inclusión, 2. El cambio climático y la protección del medio ambiente y 3. La gobernabilidad.

            Los ODS constituyen un marco cuyo objeto es que las acciones que se lleven a cabo, tengan como objetivo cumplirlos y que no sean un conjunto de medidas aisladas, sino que, accedan alcanzar ciertos umbrales, también permitan avanzar hacia un desarrollo holístico que sea sostenible, inclusivo y resiliente.

            Considero sumamente importante tomar el marco de los ODS, como referencia de las acciones que llevan a cabo los gobiernos y sus instituciones, así como los organismos de cooperación internacional, para cumplir con acciones concretas, que cambien y transformen la vida de las juventudes, que les permita avanzar en forma holística, inclusiva y sostenible para transformar los desafíos sobre inclusión, cambio climático y protección ambiental y que estas no solamente sean medidas estadísticas aisladas de la realidad, si no que se pongan en marcha en cada país.

            El estudio relata gráficamente cada objetivo medido conforme a los desafíos antes mencionado en 30 gráficos que miden detalladamente cada objetivo; sobre pobreza, economía, salud, participación política, medio ambiente, educación, seguridad, entre otras. Recordando que en el estudio las juventudes y la Agenda 2030 tienen una relación integral ya que los efectos son directos a los jóvenes tanto en el hoy como a futuro. Un claro ejemplo de esto es la violencia, que cobra vida de los jóvenes, los limita a oportunidades de desarrollo personal y tienen graves afectaciones para su vida.

            Este estudio nos deja reflexiones profundas para aprovecharlas en la toma de decisiones política porque cada respuestas para cambiar esas realidades, no depende directamente de sí mismo, sino desde una perspectiva de la gobernabilidad e institucionalidad desde la solidaridad, responsabilidad y en el marco del desarrollo sostenible que ofrezca permanencia para dar solución a los retos de las juventudes.

            Incluir a todos los jóvenes para no dejar a nadie atrás, es un gran mensaje de inclusión de las Naciones Unidas y sus socios. El estudio hace énfasis en inclusión, pues ya sabemos los desafíos en la región sobre la diversidad sexual, discapacidad, raza, origen étnico, religión, condición económica, por su lugar de origen especialmente a los que viven en las comunidades rurales y todos los desfavorecidos, según los desafíos sobre el cumplimiento de sus derechos humanos.

            La crisis provocada por el COVID-19 ha mudado la vida de los jóvenes, donde vemos la necesidad de replantear la acción y convivencia de las juventudes con la naturaleza y que cada acción medioambiental está estrechamente relacionada con juventud y los ODS.

            Finalizo esta reflexión haciendo énfasis en la inversión de recursos económicos en los proyectos y programas gubernamentales e institucionales para beneficio de las juventudes en todas las áreas del desarrollo humano que garantice el pleno goce de sus derechos humanos y libertades.

Si quieres descargar el documento completo entra al siguiente enlace https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/47112/4/S1901186_es.pdf

Referencia

Grupo de trabajo sobre juventud de la Plataforma de Colaboración Regional para América Latina y el Caribe, “Las juventudes latinoamericanas y caribeñas y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: una mirada desde el sistema de las Naciones Unidas” (LC/TS.2021/74), Santiago, Naciones Unidas, 2021.

ARNALDO RENE DIAZ
MÁSTER EN ECONOMÍA POR LA UNIVERSIDAD FEDERAL DE ALFENAS/BRASIL
DIRECTOR EJECUTIVO DE AYUDANDO A HONDURAS

Acceso inclusivo y equitativo a la salud y educación pública en Honduras

Honduras es un país que se ubica entre los más desiguales del mundo, en la evaluación del Índice de Desarrollo Humano para el año 2019 ocupaba la posición 132 de 189 países que fueron evaluados, con un índice de 0.63[1] para ese año. Tomando en cuenta que para el año 2020 este índice ha empeorado y según el panorama actual seguirá peor.  

       En Honduras es evidente la creciente desigualdad y exclusión de las personas más vulnerables, entre las que puede identificarse la falta de respuestas a los problemas sociales por parte del gobierno. La falta de respuesta ha quedado aún más expuesta con la llegada del COVID-19. La respuesta y gestión se puede observar con las medidas de emergencia adoptadas durante la pandemia; especialmente, en ejecución a los presupuestos financieros para compras de hospitales, vacunas, medicamentos, suplementos entre otros. Si ven es cierto en el país el sistema de salud y educación, así como la gestión política ya eran carentes, así que no hay mucho que extrañar ante esta crisis.

       Es importante reconocer que, en Honduras, aunque posee un sistema público de salud y educación, no ha tenido servicios de calidad. Es necesario garantizar un acceso inclusivo y equitativo a esos servicios públicos de calidad y de manera eficiente durante esta crisis actual y después de la COVID-19.

       Recordando que el norte del país aún vive las secuelas de los huracanes ETA y IOTA que dejaron grandes pérdidas económicas a finales del año 2020. Por consiguiente, se necesitan mayores esfuerzos del gobierno para abordar el acceso inclusivo a los servicios básicos para aquellos grupos de personas más vulnerables.

       Cuando los sistemas de atención a la salud y la educación ya son carentes, es inevitable que se multiplique la vulnerabilidad y las brechas de desigualdad en una nación. Los más afectados seguirán siendo las personas que forman parte de las comunidades rurales, las personas más pobres, los pueblos indígenas, la niñez, las mujeres, las personas con discapacidad y las pertenecientes a la diversidad sexual. Esos grupos siguen siendo excluidos y sin garantías para sobrevivir en medio de una emergencia como la que enfrentamos actualmente.

Creo también que es importante reconocer los esfuerzos que han existidos y existen por parte de muchos docentes, enfermeras y médicos que están al frente del sistema de salud y educación; sin embargo, estos servicios ya estaban extremadamente carentes como lo mencione anteriormente, así que los esfuerzos de cambio y respuesta ante la crisis siguen siendo invisibles porque no se cuenta con los recursos suficientes y la dirección correcta de sus dirigentes.

       Como síntesis de esta reflexión, creo que hace falta mayor dinamismo en las agendas políticas, actuar de forma transparente, tener compromiso y respeto a la dignidad humana. Por su parte, debe de haber mayor inclusión para tomar en cuenta a los más vulnerables y excluidos. Se debe de trabajar más en terreno, siempre lo menciono, no puede gastarse el presupuesto público en acciones dirigidas a un solo sector, se tiene que priorizar en base a necesidades consideradas con estudios y hechos reales de la realidad existente.

       Por último mencionar que debe existir mayor trabajo conjunto del gobierno, cooperación internacional y sociedad civil. Esas prácticas deben de valorarse como una  positivas y darle mayor enfoque, permitir que acontezcan para generar participación y colaboración efectiva que dé como resultado mayores impactos positivos. Permitiendo así la inclusión, la gestión eficaz y el máximo desempeño ante la crisis actual y las diversas formas de recuperación sostenible post- pandemia.

Redactado por:

Arnaldo Rene Diaz
Master em Economía por la Universidad de Alfenas/Brasil
Director Ejecutivo de Ayudando a Honduras

[1] Según United Nations Develpment Program, ver más en ttp://hdr.undp.org/en/content/latest-human-development-index-ranking

Perspectivas de las migraciones rurales en Honduras

“Cuando nos llamaron ya estaba en Estados Unidos, junto a la familia; hasta ahí sentimos tranquilidad, aunque eso nos traería alegría y desarrollo para la familia, también implica no verlo por mucho tiempo”– María, campesina y madre de tres hijos.

“Si mi marido no se hubiera ido, no tendríamos todo lo que tenemos ahora, él en Estados Unidos logró todos los sueños que teníamos como familia, soñábamos con comprar tierras, tener una buena casa o un negocio” – Delmy, ganadera.

En las comunidades rurales de Honduras se percibe la soledad y tristeza, y Los Olanchitos, Jutiapa, Atlántida no es la excepción. Aquí hay decenas de madres sin hijos, sin esposos, sin hermanos y viceversa. Escuelas cada vez con matrículas más bajas, encuentros comunitarios al borde del vacío, casas cerradas, incluso familias completas que se van en busca de un mejor futuro, de la integración familiar y algunos huyendo de la violencia.  

A través de la historia podemos darnos cuenta de que el ser humano, ha sido nómada; y por diversos motivos han debido abandonar sus lugares de origen para ingresar en otros territorios. Para países de Latinoamérica, los principales motivos que han impulsado los flujos migratorios son: los fenómenos de la globalización, violencia armada, pobreza, desastres ambientales, conflictos políticos. Estos han   impulsado el movimiento migratorio, de cientos de millones de personas, moviéndose a países de Norteamérica, países vecinos y Europa principalmente, y el desplazamiento interno.

Como joven activista de los derechos humanos y conocedora de la realidad que vivimos los jóvenes en Honduras, me doy cuenta de que esta decisión de migrar no es mayormente voluntaria sino más bien un desplazamiento forzado por los motivos antes expuestos. Hay miles de jóvenes que con esfuerzo terminan sus estudios secundarios o universitarios y al momento de insertarse a la vida laboral no hay fuentes de empleo, no hay oportunidades de desarrollo. Sin dudarlo que estas situaciones impactan mayormente a los que viven en situaciones de vulnerabilidad como la pobreza extrema, los provenientes de comunidades rurales e indígenas al tener frente a ellos un camino incierto.

Analizando el papel que juegan estas personas en cada país tránsito y en el que se asilan, como antesala los desafíos que deben pasar como la alteración de su entorno social, económico y cultural habitual, exclusión, marginación cultural, discriminación por ser migrantes y exclusión institucional que los limita a ciertos derechos humanos.

La narrativa errada que se tiene de las personas migrantes es la debilidad e incapacidad para llevar a cabo ciertos trabajos calificados, la invasión de sus países o el desprecio por su apariencia física e incluso por no hablar cierto idioma. Para ciertas personas esos prejuicios están llenos de discriminación, violencia y xenofobia.

Desde una perspectiva positiva de ver a los migrantes lo ideal debe ser ver su gran capacidad de empoderamiento, de resiliencia, de su creatividad socioeconómica y la fuerza laboral con la que a través de su presencia y acciones ayudan con la productividad, al crecimiento económico y desarrollo de las naciones.

Y entonces las comunidades rurales que parecen fantasmas y desoladas antes mencionadas, respiran por ahí, esperanza y sueños por cumplir a espera de un poco de “desarrollo” después que tengan que atreverse a salir por unos años y volver para cumplirlos.

Es tiempo que se nos cumplo lo que tanto han prometido las instituciones políticas, como el acceso a educación de calidad, la salud y oportunidades de desarrollo donde los jóvenes de las comunidades rurales principalmente podamos tener un empleo, una ocupación y no tengamos que acudir a la última opción que es la migración o el desplazamiento a las ciudades.

Finalmente quiero expresar que este espacio y desde mi postura personal defiende los derechos humanos y ante los flujos migratorios queremos seguir expresando nuestras voces para promover la creación de políticas públicas incluyentes para todos los jóvenes, para los que vivimos en las comunidades rurales y especialmente para proteger a quienes huyen de la violencia y la marginación social. 

Por: Lesbia Gisela Soriano/Activista Social

Nos falta el agua, pero nos abunda la solidaridad

Yeiron Daniel es un ejemplo de sobrevivencia, es un ejemplo de esos niños a los que las eventualidades les caen en las manos y como por instinto, solo les hacen frente, sin ser conscientes de que están luchando. Pese a que la vida es dura, la solidaridad no mengua.

Yeiron llegó cargando 9 litros de agua en botellas de refresco, desde su casa hasta el patio de la casa de Ubil Méndez, un hondureño que vive en Estados Unidos y quién de forma solidaria le ha prestado su casa en La Unión, Vallecillos a don Licho, mi tío.

Mi familia y yo que llegábamos de visita hasta donde “tío Licho”, entramos en desesperación al saber que no había agua ni para beber, ya que durante la Semana Santa la comunidad tenía escasez de agua debido a la baja en las afluentes naturales de donde se extrae este bien común. Y sumado a ello, había diversas tuberías rotas, que a nivel de autogestión la comunidad debe arreglar para asegurar el suministro.

Desde la casa de Yeiron hasta donde Ubil el camino solo es “cuesta arriba” (como su realidad), casi un kilómetro de distancia en una subida que parece interminable para quienes en la ciudad solo caminamos 15 minutos al día… En el hogar de Yeiron los recursos económicos son escasos, su padre es una persona con discapacidad debido a una afección física en la columna que le impide trabajar, con mucho esfuerzo la familia logra sobrellevar la crisis económica que en las comunidades cafetaleras se agudiza una vez que pasa la temporada de cortas de café.

Fotografía de Yeiron con mi sobrino mientras almorzaban.

Yeiron tiene 11 años y es la mitad de grande que mi sobrino que vive en la ciudad y que también tiene 11 años. Nos contó que él había cargado de la montaña al pueblo; unas 400 libras de café (4 quintales) a una señora de la comunidad, para lograr ganarse unos 120 lempiras (casi 6 dólares), A quien no parece que el trabajo del campo y la alimentación deficiente no impacta en el desarrollo de los niños, es que no sabe de precariedad y nutrición.

Conocimos al Yeiron solidario y no al “niño tremendo” como dice su familia porque él es hiperactivo; sin saberlo, este niño alegre y platicador, junto a su familia, nos regalaron el bien más preciado que como humanos podemos aún poseer, agua.
Como dice mi madre, quien también es oriunda de Vallecillos y que hace esfuerzos enormes por volver cada tanto al pueblo que mi abuela amaba, “no cabe duda que no da el que tiene, sino el que quiere y quien desde la abundancia de su corazón comparte” y este es un claro ejemplo.

“El peque” nos contó que tuvo una hermanita que murió a los 20 meses de vida, debido a la “basca” (vómito) y diarrea; sucede que en esta Honduras las enfermedades diarreicas son mortales para las y los niños, hace 10 años era una de principales causas de muerte para los menores de 5 años. En las comunidades rurales donde la industria extractivista e hidroeléctrica contamina cada vez más las fuentes de agua, las enfermedades diarreicas y cutáneas son persistentes.

Una de las quebradas de Vallecillo con carencia de agua.

Vallecillos es un municipio de caficultores y agricultores por excelencia, y aunque aún hay fuentes de agua que se mantienen limpias, pese a que en Agalteca, un pueblo cercano, hace poco hubo una mina de extracción de óxido de hierro que dejó más daño que ayuda; por esta razón, los bienes hídricos como el agua limpia cada vez son menos.

Aquellas 3 botellas con agua nos mostraron el cariño y la solidaridad de la familia de Yeiron, y nos recordaron los privilegios que tenemos, que poco apreciamos y que incluso pocas veces compartimos. Y no hablo del acceso al agua únicamente.

Fotografía de mis sobrinos y Yeiron mientras jugaban UNO.

Las niñas y niños citadinos de mi familia conocieron a un nuevo amigo, que se quedó a compartir churritos con nosotros, que aprendió a jugar UNO con quienes la tecnología y a veces el ocio en las ciudades nos obliga a buscar “tiempo de calidad en familia”, como si estar juntos no fuera un bendición por sí misma… Yeiron llegó en los siguientes días, y con él tortillas recién hechas, el agua que gracias a Dios bajó de la montaña y ya no de su espalda y definitivamente con él, también siguió llegando para nosotros una enorme lección de vida.

La vida, no siempre es mágica para todos, pero hay quienes con todo en contra se levantan y lo intentan, el sistema en que vivimos les llama a estas personas resilientes, cuando en realidad son sobrevivientes de la desigualdad y la injusticia social. Yeiron a sus 11 años trabaja y estudia para aportar en su familia, son los únicos en su comunidad que no tienen energía eléctrica, por no poder pagar un “pegue de luz” y el servicio cada mes.

No, su familia no es digna de lástima, es merecedora de todo mi agradecimiento y admiración, nos regalaron vida, nos regalaron hospitalidad, nos regalaron amor de cristianos y un recordatorio de que debemos contar estas historias de amor, empatía y lucha, porque a esta Honduras cada vez más desesperanzada, le hace falta recordar que sólo unidas y unidos podemos transformar nuestras realidades.

Es fácil romantizar la desigualdad y no enfocarnos en la vulneración de los derechos fundamentales de miles de familias como la de Yeiron, a quienes, con una persona con discapacidad, el Estado les ignora y no les brinda oportunidades, ni asistencia. Sin embargo, tampoco puedo con este escrito, eclipsar la riqueza en el corazón de Yeiron y su gente.

Si te gustaría colaborar con Yeiron y su familia, por favor comunícate con nosotros.

Por Pamela Sánchez/ Periodista

“soy mujer, feminista y activista comunitaria, creo en el poder de las personas para generar cambios en sus vidas y en sus entornos; y que una Honduras diferente es posible”

Oportunidades para jóvenes en tiempos de confinamiento

«Es importante hacer de tu tiempo y tu espacio un aliado para aprovechar oportunidades, mantenerte ocupado, estar cerca de tus seres queridos y mejorar tu crecimiento personal».

No cabe duda de que la pandemia por el Covid-19 ha traído grandes retos y desafíos para todas personas con el confinamiento obligatorio, que para algunos ha sido negativo, pero otras quizás no mucho y aunque sea difícil le han sacado provecho reinventándose o creando otras formas de vivir para debilitar ese impacto negativo. En este artículo voy a hablarte específicamente de algunas oportunidades para jóvenes que podemos aprovechar en este tiempo de confinamiento.

Más allá de los problemas que pueda haber causado el coronavirus con la pérdida de vidas humanas, el colapso de economía, los problemas psicológicos, es importante mantener una actitud positiva para enfrentar cualquier adversidad como esta; no me refiero a la negación del problema, sino de ser consciente de lo que acontece, siendo realista y tratar de enfrentar la realidad con tranquilidad y confianza conforme a nuestras capacidades y cómo sacarle provecho para sobrevivir ante la adversidad y prepararse para escenarios que pueden ser mejores o peores.

En este artículo voy a recomendarte algunas oportunidades que puedes aprovechar en este tiempo. Cabe mencionar que estas oportunidades las recomiendo conforme a mi experiencia, no significa que se adapten para todas las personas porque soy consciente que no todos tenemos las mismas oportunidades de acceso a la tecnología o herramientas digitales, pero cada persona desde su realidad puede buscar sacarle el máximo provecho a lo que esté a su alcance.

Foto: Rene Díaz junto a sus compañeros de estudio en Brasil, año 2020.

1. Becas de estudio

Quiero recomendarte aprovechar las oportunidades de estudio que se ofertan a través de becas de estudio, en muchos casos hay becas completas que te pagan por estudiar, que te brindan una mensualidad para vivir, estudios gratuitos y una residencia para vivir en un país extranjero donde puedes estudiar sin tener que gastar un lempira. Además, se ofertan otras formas de estudio como las medias becas o becas completas para cursar estudios en línea con descuentos especiales que puedes aprovechar desde casa. Para el caso de Honduras como es un país pobre y con altas brechas de desigualdad, hay cientos de becas que se ofertan cada año por los países más desarrollados para que jóvenes de este país vayan a realizar estudios en diversos países del mundo y en esta época de la pandemia se han incrementado el número de ofertas de becas para nuestro país así que podemos aprovecharlas. Te recomiendo entrar siguiente enlace para ver la lista de becas para hondureños. https://docs.google.com/document/d/1oO4Lk_YMRZxI0pfbSyqNrAqPcAXMQO6v-xuWu3oHqBo/edit?fbclid=IwAR0sbz30lN-p70lxB0Cql6fwuUH1x0C3sK98fahva5j4cNkzVH_3EdfZI9w.

2. Curso gratuitos

Te comento que existen miles de oportunidades para realizar cursos gratuitos en diversas áreas del conocimiento como por ejemplo: administración de finanzas personales, emprendimiento, preparación de alimentos, cursos de idiomas, cursos de crecimiento personal, cuidado de la salud, etc. Muchos de estos cursos son ofrecidos gratuitamente en plataformas virtuales y otros de forma presencial o semipresencial, que tienen como objetivos fortalecer tu hoja de vida e incluso emprender tu propia empresa. No voy a recomendarte uno en específico, pero sí te diré cómo encontrarlos para que seas tú quien elijas lo que quieres estudiar. Si es que quieres estudiar en línea ve al buscador de Google y pesquisa sobre “cursos gratuitos sobre …” ahí te aparecerán todas las opciones, otros sitios importantes de revisar es aprovechando las redes sociales, amigos o colegas que puedan recomendarte y pídeles que cuando encuentren un curso en el área que estás buscando puedan etiquetarte. Te recomiendo que te unas a grupos en Facebook de tu ciudad o país sobre cursos gratuitos o temas específicos, que revises redes sociales de alcaldías, instituciones de Gobierno, embajadas, blogs de influencers, etc.

3. Crear y financiar tus proyectos

Algo importante que podemos destacar de este confinamiento es que hay mayores oportunidades desde tiempo para pensar, formar equipos de trabajo, hasta buscar financiamiento para tus proyectos. Me refiero a proyectos sociales y también empresariales, pues hay personas que encuentran una oportunidad para emprender, quizás porque perdieron sus trabajos o porque sus recursos se limitaron o tuvieron más tiempo para pensar y buscar una salida que la transforman en oportunidad. 

Otros casos de personas que buscan resolver las problemáticas sociales con proyectos de impacto social, para beneficiar a una comunidad o población en específico y este tiempo es una oportunidad para diseñar, crear, lanzar y encontrar financiamiento para nuevos proyectos de impacto social. Para encontrar financiamiento es importante que revises información en ONGs, Universidades, Bancos, incubadoras y aceleradoras de negocios entre otras entidades que pueden ayudarte.

Espero que estas recomendaciones que te he brindado puedas aprovecharlas y hacer de tu tiempo y tu espacio un aliado para aprovechar oportunidades, mantenerte ocupado, estar cerca de tus seres queridos y mejorar tu crecimiento personal. Y recuerda que la pandemia nos obliga y nos exige a que seamos más humanos, que valoremos más a nuestros seres queridos, la vida, las oportunidades de crecimiento, de cambio personal y también de respeto al medio ambiente. 

Rene Diaz
Director en Ayudando a Honduras.
Estudiante de la maestría en Economía/UNIFAL-MG, Brasil. Becario del programa OEA-GCUB
(Facebook)https://www.facebook.com/renextbom

Poesía «1955»

1955

Una avalancha abrumadora
con gritos de esperanza
dijo: presente; aquí estoy yo 
y ante la bota militar se plantó

Aquí estamos
existimos y resistimos
No nos iremos
Aquí vivimos y aquí moriremos

Por eso no es solo conmemorar;
en cada enero un nuevo manifiesto
es reconocer ese puesto
que nadie más puede llenar

Ni un fusil ni cuchillos
Mucho menos un puño
Podrán derrotar 
ese sueño tan puro
¡Al matar una nacen mil!
Poesía por julio Cesar Euceda
Comunicador social y defensor de los Derechos Humanos en Atlántida, Honduras

Un posible fraude en las elecciones primarias, ¿aún hay esperanza para Honduras?

Históricamente las elecciones en Honduras han sido mencionadas por los actos de corrupción en su proceso de desarrollo y escrutinio, sin respetar los votos de los ciudadanos. ¿ Serán las elecciones internas de 2021 la excepción?

El pasado 14 de marzo en medio del caos de la pandemia por COVID-19 y las secuelas que dejaron los huracanes ETA y IOTA, se celebraron en Honduras, las elecciones primarias para elección popular de alcaldes, diputados y presidentes. Lo que me llama la atención es toda la movilización que se generó sin miedo al contagio del latente COVID-19 y, miles de personas salieron a votar.

Créditos fotográficos: Contracorriente

Últimamente con el alcance de las redes sociales que se han revuelo denunciando el fraude en las actuales elecciones internas, pareciera que toda esperanza de un proceso electoral limpio y transparente se ha extinguido; que todo principio ético ha desaparecido de la conciencia ciudadana, lo que ha provocado profunda decepción y frustración, especialmente en la juventud hondureña que paradójicamente en esta ocasión salió a votar masivamente.

 Sin embargo, tengo la certeza que no todo está perdido; la ciudadanía no es quien ha fallado, es la clase política hondureña la que ha utilizado a cierto sector de la población para el alcance de sus intereses particulares, de ahí la enorme cantidad de activistas políticos que anhelan una oportunidad en un puesto estatal.

El pueblo hondureño ha sido víctimas de la manipulación, la falta de educación política, el tradicionalismo y las malas costumbres del modelo de elecciones que resultan en un fraude descarado y en ocasiones hasta poco inteligente con el sobre registro de votos muy por encima de la carga electoral.

Créditos fotográficos: Elecciones HN 2021

Esta frustrante realidad que estamos viviendo al ver a las personas que votan por candidatos corruptos, narcotraficantes y malvados; nos muestra la urgente necesidad de formación política, ideológica y ética de la que carecen los hondureños, especialmente a la juventud, quienes deberían de poder ejercer su derecho al voto de manera informada, crítica y en consciente valoración del candidato o candidata a elegir y no por color político o por un favor que al fin sale más caro para el país.

Es tiempo de elegir a nuevos líderes y lideresas jóvenes que tengan la suficientes valentía para hacerle frente a un sistema político fallido y viciado; que luchen en todo momento por garantizar los derechos humanos de las y los hondureños y dar atención a las necesidades prioritarias de la población.

Nos incumbe la responsabilidad de facilitar a la sociedad, lo que significa la lucha de los pueblos, con ética y siempre en la búsqueda del bien común, para transformar las viejas estructuras del sistema político que la sociedad generacionalmente ha practicado en el país, ya es tiempo de intentar una nueva Honduras.

Yo estoy segura de que podemos mirar el futuro con optimismo, que podemos generar cambio con nuestra participación activa, con el voto, con nuestro trabajo de base y la transformación política personal para seguir transformando a nuestras comunidades, especialmente a las juventudes rurales que carecen de información y conocimientos de la realidad que vive el país en términos democráticos, yo sí creo que aún hay esperanza.

«Por Wendy Nóchez_ Activista social, indígena feminista y estudiantes de derecho. Políticamente correcta, ideológicamente insurrecta.».

Edición: Equipo de Ayudando a Honduras

Síguenos en nuestras redes sociales, comenta y comparte.


Calladas nunca más

Resulta inevitable escribir estas líneas desde la emotividad por el Día Internacional de la Mujer (8M), sin soltar lágrimas y sentir rabia mientras escribo este artículo.

A dos meses de lo que va del 2021, en Honduras se han presentado diversos problemas:

1. Niñas violadas y obligadas a parir.

2. Se han registrado 24 feminicidios hasta febrero.

3. Personas LGBTI en desplazamiento forzado.

4. Leyes vetadas a nivel constitucional sobre el aborto y el matrimonio igualitario.

5. Seguimos con la prohibición del uso de la Pastilla Anticonceptiva de Emergencia (PAE).

6. Aumento de denuncias por violencia doméstica en cuarentena.

Estos son, solo alguno de los problemas que enfrentan las mujeres y poblaciones vulnerables, que nos hacen sentir coraje sobre los problemas y peligros a las que nos enfrentamos las mujeres todos los días en Honduras. Estamos cansadas que se nos llame “histéricas” cuando levantamos la voz y nos emputamos por todas las violencias y muertes violentas de nuestras compañeras. Por lo tanto, este 8 de marzo no es un día para felicitar y regalar rosas, hoy es un día para visibilizar la lucha de nuestras compañeras y reivindicar nuestros derechos como mujeres y sujetas políticas en nuestra sociedad.

Es importante reconocer que, en este recorrido de lucha por la búsqueda del respeto y la paz contra nuestro género, nos acuerpamos, empoderamos y resistimos al sistema opresor. Estamos despertando y cada día se levantan más mujeres sin miedo. Me encanta ver cómo vamos saliendo desde nuestras casas, las comunidades rurales, los pueblos, las ciudades, haciendo un cuerpo y sumándonos a la lucha junto con otras valientes.

No podemos seguir esperando, menos aún soportando más violencia contra nosotras, es momento de la autodefensa colectiva para la liberación, la seguridad de ser una misma, sin violencias ni opresiones. Hoy más que nunca tenemos que visibilizar la lucha por la igualdad y equidad de género, la participación juvenil en las instancias de discusión, de poder y toma de decisiones.  Estamos decididas a disputar la hegemonía masculina en el poder en todos los contextos sociales, políticos y económicos; porque no tenemos miedo, aunque estamos encerradas no estamos calladas, aunque nos sembraron miedo nos han crecido alas.  

Para finalizar, quiero decirte a ti compañera, hermana que sigamos sumándonos a las luchas, decididas a crear un mundo libre de violencia, donde nos apropiemos sin miedo del espacio público, del poder político y la toma de decisiones, donde no tengamos que callar. Trabajemos por crear realidades donde nuestros destinos no estén marcados, por el falocentrismo, realidades donde elijamos quienes ser sin miedo ni represión. Estoy convencida que somos muchas y cada día sumamos más, luchando desde nuestras trincheras, tejiendo redes y construyendo la libertad como horizonte, la sororidad como arma, la colectividad como fuerza y el amor como demanda para todas nuestras hermanas. Somos las que cambiamos la frase, pero también cambiamos la historia del poder femenino.

Aviso: Ya puedes compartir con vosotros tus artículos, escríbenos sobre el tema de tu intereses, para más información info@ayudandoahonduras.org

Redacción: Gisela Soriano Revisión: Fermina García

Participación ciudadana una forma de hacer democracia

Se aproximan las elecciones primarias para este 14 de marzo del 2021 en Honduras, en medio de un ambiente hostil donde se ha evidenciado la debilidad existente en todas las instituciones públicas, las instituciones electorales y los mismos partidos políticos que reflejan poca transparencia. ¿Pero qué hay de la participación ciudadana para conseguir esa democracia participativa deseada?

Comencemos describiendo los conceptos claves para entender porque la participación ciudadana es tan importante para obtener la democracia. Primero hay que decir que la participación ciudadana se refiere a la participación como la acción y efecto de participar, tomar parte en algo como derecho o principio de los ciudadanos de una nación. En términos políticos se refiere a participar en procesos decisorios, en la toma de decisión política, civiles e incluso comunitarias. Segundo, existen varios tipos de democracia dependiendo de ciertas características económicas, sociales o políticas; por lo tanto, en este artículo nos referimos al concepto de democracia en un sistema político en el que se tiene el derecho al voto para elegir a los representantes en elecciones periódicas, donde se puede designar una forma de gobierno o un representante que ejerza el poder político sobre una nación.  Por último, es necesario comprender el ciudadano (individuo, persona) como un sujeto a participar activamente en la vida social, política y económica de su comunidad, colectivo, sociedad y por su puesto en un partido político.

De esta forma la participación ciudadana se convierte en una herramienta que permite al ciudadano participar y decidir lo que puede realizarse de manera democrática, libre o colectivamente con el fin de tomar decisiones sobre asuntos de intereses público que permitan influir de manera directa o indirectamente en las decisiones políticas del país. Es importante comprender que esa participación muchas veces en países como Honduras se  puede ver limitada a tomar una decisión propia  o mejor dicho es influenciada por la competencia entre las élites políticas, por las propagandas y publicidad que muchas veces puede ser engañosa, presentando a los ciudadano diferentes programas, ofertas u opciones para influenciar la decisión propia que al final no son más que propagandas pero es ahí donde los ciudadanos conscientes deben de abrir los ojos y la mente para elegir sobre lo que traerá mayor beneficio personal o colectivo.

Para estas elecciones primarias en nuestro país, como ciudadanos responsables al momento de elegir debemos recordar que tenemos derecho al voto y no hacerlo significa que no estamos siendo ciudadanos irresponsables con inactiva participación y, que también estamos condenando a toda una nación que puede ser liderada por políticos ineficientes, corruptos, con intereses propios y con poco saber y pasión sobre el desarrollo de la nación.

Este es el momento donde los ciudadanos deben de tener activa la participación para elegir a su candidato no por favoritismo, por obligación o influencia, si no por cuestiones concretas, con base fundamentada en la democracia, en los valores cómo; liderazgo, responsabilidad, capacidad, transparencia etc.

Nos vemos el siguiente domingo con un nuevo artículo, suscríbete.

Referencias:

Carlos A., ¿Participación Ciudadana en la Democracia?, Universidad Sergio Arboleda, Colombia 2007.

Sánchez Ramos, Miguel Ángel La participación ciudadana en la esfera de lo público Espacios Públicos, vol. 12, Universidad Autónoma del Estado de México Toluca, México.

Escrito por Rene Díaz