Comentarios del estudio: Las juventudes latinoamericanas y caribeñas y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

En este artículo te comento sobre el estudio latinoamericano que realizó las Naciones Unidas y su grupo de trabajo sobre juventud de la Plataforma de Colaboración Regional para América Latina y el Caribe, que incorpora distintos organismos internacionales que trabajan en la región.

            Para iniciar quiero comentarte que fui invitado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas, para participar como moderador de este evento, como becario del programa 16×16 Initiative/UNDP del cual formo parte desde el año 2019.

            Es importante mencionar que este estudio se divide en cuatro partes: Una introducción de la Agenda 2030 y los tres ejes que enmarcan los desafíos de las juventudes de América Latina y el Caribe., 2. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y las juventudes: un diagnóstico con fundamento empírico., 3. Mirando hacia el futuro: participación de las juventudes e inversión en ellas y por último las conclusiones.

            El capítulo introductorio resume a grandes rasgos la investigación basada en una evaluación de metas pertenecientes a los ODS en relación con la juventud de América Latina y El Caribe y a la vez obtener resultados para orientar el camino a seguir para hacer frente a esos desafíos en la región donde pueda incluir la participación de las juventudes.

            Los tres ejes en los que se basa la investigación buscan evaluar los desafíos y las oportunidades en 3 ejes: 1. La inclusión, 2. El cambio climático y la protección del medio ambiente y 3. La gobernabilidad.

            Los ODS constituyen un marco cuyo objeto es que las acciones que se lleven a cabo, tengan como objetivo cumplirlos y que no sean un conjunto de medidas aisladas, sino que, accedan alcanzar ciertos umbrales, también permitan avanzar hacia un desarrollo holístico que sea sostenible, inclusivo y resiliente.

            Considero sumamente importante tomar el marco de los ODS, como referencia de las acciones que llevan a cabo los gobiernos y sus instituciones, así como los organismos de cooperación internacional, para cumplir con acciones concretas, que cambien y transformen la vida de las juventudes, que les permita avanzar en forma holística, inclusiva y sostenible para transformar los desafíos sobre inclusión, cambio climático y protección ambiental y que estas no solamente sean medidas estadísticas aisladas de la realidad, si no que se pongan en marcha en cada país.

            El estudio relata gráficamente cada objetivo medido conforme a los desafíos antes mencionado en 30 gráficos que miden detalladamente cada objetivo; sobre pobreza, economía, salud, participación política, medio ambiente, educación, seguridad, entre otras. Recordando que en el estudio las juventudes y la Agenda 2030 tienen una relación integral ya que los efectos son directos a los jóvenes tanto en el hoy como a futuro. Un claro ejemplo de esto es la violencia, que cobra vida de los jóvenes, los limita a oportunidades de desarrollo personal y tienen graves afectaciones para su vida.

            Este estudio nos deja reflexiones profundas para aprovecharlas en la toma de decisiones política porque cada respuestas para cambiar esas realidades, no depende directamente de sí mismo, sino desde una perspectiva de la gobernabilidad e institucionalidad desde la solidaridad, responsabilidad y en el marco del desarrollo sostenible que ofrezca permanencia para dar solución a los retos de las juventudes.

            Incluir a todos los jóvenes para no dejar a nadie atrás, es un gran mensaje de inclusión de las Naciones Unidas y sus socios. El estudio hace énfasis en inclusión, pues ya sabemos los desafíos en la región sobre la diversidad sexual, discapacidad, raza, origen étnico, religión, condición económica, por su lugar de origen especialmente a los que viven en las comunidades rurales y todos los desfavorecidos, según los desafíos sobre el cumplimiento de sus derechos humanos.

            La crisis provocada por el COVID-19 ha mudado la vida de los jóvenes, donde vemos la necesidad de replantear la acción y convivencia de las juventudes con la naturaleza y que cada acción medioambiental está estrechamente relacionada con juventud y los ODS.

            Finalizo esta reflexión haciendo énfasis en la inversión de recursos económicos en los proyectos y programas gubernamentales e institucionales para beneficio de las juventudes en todas las áreas del desarrollo humano que garantice el pleno goce de sus derechos humanos y libertades.

Si quieres descargar el documento completo entra al siguiente enlace https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/47112/4/S1901186_es.pdf

Referencia

Grupo de trabajo sobre juventud de la Plataforma de Colaboración Regional para América Latina y el Caribe, “Las juventudes latinoamericanas y caribeñas y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: una mirada desde el sistema de las Naciones Unidas” (LC/TS.2021/74), Santiago, Naciones Unidas, 2021.

ARNALDO RENE DIAZ
MÁSTER EN ECONOMÍA POR LA UNIVERSIDAD FEDERAL DE ALFENAS/BRASIL
DIRECTOR EJECUTIVO DE AYUDANDO A HONDURAS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *