Juventudes en Acción

Juventudes en Acción

Estaba intentando escribir un artículo sobre las juventudes inactivas, pero me di cuenta que antes de lanzar mi juzgamiento del porque estas juventudes están inactivas, es preciso analizar el contexto positivo de las juventudes activas, de quienes están la mayor parte de su tiempo accionando, enfrentando la realidad de los problemas sociales y respondiendo con acciones concretas a los cambios o demandas para cambiar esas perspectivas en respuestas y no en otros problemas.

El accionar de los jóvenes se puede ver desde cualquier perspectiva, desde el liderazgo, desde activismo social, desde la incidencia política y desde cualquier ángulo donde se influya, se movilice o se actúe con el fin de dar soluciones inteligentes a problemas reales que afectan a los ciudadanos.

El mes de agosto fue nuevamente el escenario para celebrar a los jóvenes; pero esta vez, ví nuevas formas de resaltar el quehacer de las juventudes de forma más creativa, aprovechando el tiempo, los recursos, los medios digitales que están al alcance y creando cosas nuevas con el fin mismo de la supervivencia y la búsqueda de la identidad propia de cada joven.

Mi admiración por esos jóvenes que se atreven a levantar sus voces y buscar una salida a los problemas que les afecta, que no se quedan esperando, no están dormidos y accionan inmediatamente. Creo que es cuestión de valor y conciencia cuando no pasamos de lejos viendo como los demás resuelven, si no que nos atrevemos y nos involucramos juntos para intentar una salida y eso es lo que está aconteciendo ahora, cuando una gran mayoría de jóvenes se ha comenzado a involucrar en la realidad que vivimos, en la crisis del COVID 19, en el contexto político y comienzan a demandar al Estado por no cumplir con las obligaciones y no dar respuesta a las demandas de la juventud.

Conozco muchos jóvenes que viven disconformes con la realidad en la que viven. La disconformidad es un sentimiento no de culpa si no de lucha y sed de justicia y es lo que invade a muchos jóvenes conscientes de la realidad difícil en la que vivimos. Para dar un ejemplo más concreto hablemos del sentimiento de protestas de la juventud por la corrupción en el Estado de Honduras. Un problema que ha movilizado a miles de personas, que ha hecho crear coraje y valor para gritar y expresar su descontento que hay contra los gobernantes y sus malas prácticas del ejercicio público.

Para finalizar, quiero invitar a los adultos y el Estado a mostrar respeto a las juventudes y permitirles escenarios favorables, especialmente a los que pertenecen a grupos de riesgo social como las mujeres, los que viven en las zonas rurales y lugares de conflicto armado. Permitan que las juventudes tengan los recursos para desarrollar sus habilidades. Ya que el escenario de las juventudes en el país muestra problemas de acceso a medios de vida, falta de habilidades cognitivas y socioemocionales, falta de políticas públicas, obligaciones familiares, pobreza, entre otros.

Nos será de mucho agrado leer tus comentarios en este blog. 

¿Pero qué hay de los jóvenes que se quedan en silencio? Nos vemos en el próximo artículo respondiendo esta pregunta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *